viernes, 4 de mayo de 2012

Creo que mi enfermedad puede ser el aburrimiento. Igual que puedo divertirme de cualquier forma y fácilmente, puedo aburrirme rápido y de todo.



Al pensar en el deterioro de las palabras me he acordado de otro tipo de deterioro que tampoco me gusta, como ningún deterioro en la vida, supongo. Pero este, es de los que menos. El del amor. O al menos, el de los hábitos del amor.